Estreptococo del grupo B

Qué es el estreptococo del grupo B (EGB) o Group B streptococcus (GBS)?

El EGB o GBS (por sus siglas en inglés), es una bacteria comúnmente presente en la vagina o el  recto del 20-30% de las mujeres. Forma parte de la microbiota normal del tracto intestinal, y en la mayoría de casos no causa sintomatología ni infección. Tampoco causa molestias genitales de ningún tipo.

El estreptococo del grupo B no es una enfermedad de transmisión sexual. Tampoco es signo de poca higiene, ni de patología. Se puede pasar de persona a persona, por contacto piel con piel. A veces causa infección de orina, que se puede tratar fácilmente con antibiótico.

Cómo se si tengo EGB?

En España, la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) recomienda el cribado de EGB en cultivo con escobillón en zona vaginal y rectal, dentro de las 5 semanas antes del parto (es decir 36-37 semanas de gestación o 32-34 en casos de embarazos múltiples). Mujeres embarazadas, que hayan tenido un bebé que se haya infectado de EGB anteriormente, se recomienda directamente administración de antibióticos durante el parto.

En Inglaterra, las guías NICE (National Institute for Health and Care Excellence) y el RCOG (Royal College of Obstetricians and Gynaecologist) no recomiendan el cribado por EGB en embarazadas, y la razón que dan es que la efectividad y el coste de la prueba es incierto. Se puede hacer un test privado para el cribado de EGB fácilmente, consulta con tu matrona.

El National Screening Committee (NSC) no recomienda el cribado universal por EGB y da varias razones por lo cuál no lo recomienda:

  • La mayoría de bebés de madres con EGB nacen sin complicación alguna.
  • Hacer el cribado a las embarazadas hacia el final del embarazo, no puede predecir si el bebé se infecta por EGB. Aquí entraría también la preocupación por la resistencia antibiótica por el sobreuso de antibióticos.
  • Ningún test de cribado es 100% fiable. Del 17 al 25% de las mujeres que dan positivo entre las 35-37 semanas de gestación, serán negativas en el momento del parto. Y en el 5-7% de los casos en que la embarazada de negativo en el cribado, será positiva en el momento del parto.
  • Además, la mayoría de bebés que se infectan por EGB, son prematuros, por lo tanto nacen antes de las semanas en que el cribado es recomendado.

Tanto las guías españolas como inglesas, coinciden en que si has tenido un bebé que ha padecido infección por EGB anteriormente, se recomienda administración de antibióticos durante el parto en subsecuentes embarazos sin necesidad de cribado durante el embarazo.

Qué riesgos tiene mi bebé si tengo EGB y estoy embarazada?

Durante el embarazo, y mientras el saco amniótico esté intacto, el riesgo es 0.

1 de cada 1750 bebés en el Reino Unido, es diagnosticado de infección neonatal precoz con EGB.

El EGB puede causar las siguientes infecciones:

  • Sepsis: infección en la sangre
  • Neumonía: infección en los pulmones.
  • Meningitis: infección de las membranas que recubren el cerebro.

Aunque la infección por EGB es muy severa, la mayoría de bebés se recuperan sin secuelas. Si ponemos porcentajes, el 5.2% de los bebés diagnosticados con EGB tristemente morirán. De los que sobreviven al EGB, el 7.4% tendrán alguna secuela neurológica o física a lo largo de su vida.

Cuales son los bebés que tienen más riesgo de padecer infección por EGB?

  • Prematuros (nacidos antes de la semana 37)
  • Si has tenido un bebé anteriormente, que se haya infectado de EGB. (tienes el 50% de posibilidad de tener EGB en el embarazo, si lo has tenido en un embarazo anterior)
  • Si has tenido fiebre o algún otro signo de infección durante el parto
  • Si has tenido un test positivo en EGB
  • Si las aguas se han roto por más de 24 horas antes que el bebé nazca,

Qué va a pasar el dia del parto si tengo EGB?

En el momento del parto, se te van a ofrecer antibióticos por vía intravenosa. Si no eres alérgica a la penicilina, en Reino Unido se ofrece Bencilpenicilin, que se administra por vía intravenosa cada 4 horas. Si hay alergia a la penicilina, se recomienda Clindamicina, que se administra por la misma vía pero cada 8 horas.

En el caso que haya ruptura de membranas sin trabajo de parto, se recomienda la administración de antibióticos de forma inmediata, y valorar empezar inducción para así reducir el riesgo de transmisión al bebé.

En casos de cesárea programada sin ruptura de membranas, no se indica la administración de antibióticos, ya que el riesgo de transmisión de la infección al bebé solo existe si el bebé nace de forma vaginal.

En caso de ruptura de membranas en bebés prematuros, con existencia de EGB, se recomienda empezar antibióticos endovenosos de forma inmediata (NICE, 2016).

Se desaconseja rotundamente el uso de monitorización fetal interna en casos de EGB por el aumento del riesgo de infección al recién nacido.

Las guías NICE, no recomiendan la administración sistemática de antibióticos al recién nacido. El pediatra valorará si hay que administrar antibióticos al bebé según factores de riesgo.

Se recomienda monitorizar al bebé durante 12-24 horas (dependiendo de la cobertura antibiótica) postparto, eso significa realizar un monitoreo de temperatura, latido cardíaco y respiraciones. De este modo se podrá identificar la aparición de la infección neonatal precoz de EGB. Este monitoreo se puede realizar perfectamente sin separación madre y bebé, siempre y cuando el bebé no necesite cuidados intensivos.

El uso de antibióticos durante el parto, reduce el riesgo de transmisión del EGB al bebé de 1 en 400 a 1 en 4000.

Qué síntomas da la infección de EGB en el recién nacido?

La infección suele aparecer las primeras 12-24 horas, pero también puede aparecer hasta la primera semana de vida. Cuando aparece la primera semana de vida se denomina Infección neonatal precoz. La causa es la transmisión durante el proceso de parto.

Si aparece después de la primera semana de vida y hasta los 3 meses, se denomia Infección neonatal tardía y  suele deberse a que el bebé se ha contagiado a través de algún miembro de la familia.

Es importante que si notamos algunos de los siguientes síntomas en nuestro bebé, lo llevéis a un centro de salud rápidamente:

  • Fiebre
  • Letargia
  • Disminución del apetito
  • Ictericia en las primeras 24 horas de vida
  • Irritabilidad
  • Gruñido (puede ser un síntoma de dificultad respiratoria)

REFERENCIAS:

https://obgyn.onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1111/1471-0528.14821

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: